Continuamos el recetario con otro bizcocho clásico muy utilizado en las pastelerías, el bizcocho genovés. Su uso principal es como base para tartas y pasteles, ya que su textura es muy ligera, esponjosa y algo seca. También se caracteriza porque no lleva impulsor (levadura química), la masa sube por aireación del huevo y azúcar, ya que estos se baten enérgicamente y así atrapan el aire en su interior.

Hay que tener en cuenta que existen varias formas de prepararlo. La primera, batiendo los huevos con el azúcar y la sal hasta que triplique su volumen, luego se le añade la harina tamizada. La segunda, batir las yemas por un lado y las claras, azúcar y la sal por otro, y luego mezclar las dos y añadir la harina tamizada. La tercera, calentar al baño María los huevos, el azúcar y la sal, y cuando llegue a 50ºC montar bien, después añadir la harina tamizada.

El bizcocho genovés lo puedes utilizar en muchas recetas: es ideal para rellenar, como fondo para tartas, pasteles, tartas por capas, etc. Normalmente se baña con algún almíbar, puedes ver las diferencias del almíbar pinchando aquí.

Por otra parte, a la masa se le puede añadir alguna esencia o aroma, como limón, vainilla, canela…

Material utilizado para hacer el bizcocho genovés

Puedes comprar el material pinchando en cada imagen y te llevará a la tienda Amazon.es

Ten en cuenta que nosotros no vendemos los productos, sólo ofrecemos los enlaces en nuestra página.